andresmoromelon

Pensamientos de ida y vuelta

EL DUENDE DE LA PERSIANA

Como cada día Jacobo y Carmen se metieron en la cama pronto porque al día siguiente había que madrugar para ir al colegio. Carmen, que era la más pequeña, se durmió enseguida, pero a su hermano le gustaba imaginar cosas mirando al techo tumbado sobre el colchón. Siempre pedía a sus padres que dejaran encendida la lámpara del pasillo para que entrara la luz en la habitación y así poder […]

Leer más →