andresmoromelon

Pensamientos de ida y vuelta

EL DUENDE DE LA PERSIANA

Como cada día Jacobo y Carmen se metieron en la cama pronto porque al día siguiente había que madrugar para ir al colegio. Carmen, que era la más pequeña, se durmió enseguida, pero a su hermano le gustaba imaginar cosas mirando al techo tumbado sobre el colchón. Siempre pedía a sus padres que dejaran encendida la lámpara del pasillo para que entrara la luz en la habitación y así poder crear mundos imaginarios con las sombras que se reflejan en las paredes.

Esa noche, el viento y la lluvia azotaban en la persiana con tanta fuerza que a Jacobo le costó bastante dormirse. No dejaba de pensar en monstruos y héroes que luchaban entre la pared y el techo de su cuarto hasta que poco a poco el cansancio fue haciendo mella en el y por fin consiguió entrar en el mundo de los sueños.

A eso de la medianoche un fuerte ruido despertó al niño. La persiana empezó a levantarse poco a poco y una extraña luz invadió la habitación. Jacobo se levantó de la cama y se puso delante de la ventana. Con cara de asombro vio como aparecía una rendija y de repente, zas, la persiana se bajó de golpe.

Jacobo saltó del susto y corrió hacia la cama y se tapó la cabeza con la sábana. Al rato, asomó un ojo y vio como la persiana volvió a abrirse para permanecer así. Afuera sólo había oscuridad y la pequeña lámpara del pasillo hacía que Jacobo se viera reflejado en el cristal. Alargó la mano para tocar su reflejo y sintió que algo al otro lado tiraba de él. Intentó soltarse pero no pudo y de repente se encontró frente a si mismo al otro lado de la ventana.

El niño miró extrañado un buen rato el cristal se veía a si mismo, efectivamente, pero a la vez se daba cuenta de que no era el. Miró y miró hasta que decidió vencer su miedo y preguntó:

-¿Quién eres?

-Soy el duende de la persiana. Cada vez que un niño baja la persiana de su habitación para irse a dormir yo voy a darles las buenas noches. Pero hoy debido al viento de la tormenta me quedé atrapado en tu persiana y cuando intenté salir te despertaste.

-¿Y por qué te pareces a mi?-preguntó Jacobo

-Porque cuando un niño me ve adopto su imagen para que no se asuste. ¿Tu estás asustado?

-No.

-¿Ves? Por eso lo hago, respondió. Tienes que ayudarme a regresar a mi mundo. Me he quedado atrapado por culpa del viento y ya no puedo volver hasta que otro niño de la casa suba y baje su persiana.

-No te preocupes que te voy a ayudar- dijo Jacobo.

Los dos salieron de la habitación y se dirigieron a la de Carmen que dormía plácidamente ajena a todo. Jacobo caminaba despacio para no hacer ruido y no despertar a su familia, pero la fatalidad quiso que este pisara una muñeca de su hermana y empezara a sonar su música. Carmen se despertó y vio a Jacobo inmóvil delante de su cama, se asustó y empezó a llorar. Los dos intentaron por todos los medios tranquilizar a la pequeña, pero todas los intentos resultaron infructuosos. El duende miró a Jacobo con preocupación, porque los adultos no podían saber de su existencia. Si sus papás le veían en la habitación nunca podría regresar a su mundo y desaparecería para siempre.

 

-No llores Carmen- le dijo Jacobo en voz baja. Tenemos que ayudar al duende a regresar a su mundo y necesitamos subir y bajar tu persiana solo una vez para que pueda irse.

La niña se tranquilizó por fin y se bajó de la cama, se acercó a la ventana e intentó subir la persiana pero no pudo. Jacobo intentó ayudarla cuando una mano enorme agarró la correa y tiró de ella. Su padre se había despertado y quiso ayudar a los pequeños pero lo que no sabía es que el duende no podía ser visto por un adulto. La persiana estaba arriba pero ya no valía de nada ya que sin pretenderlo había roto la magia.

La ilusión de los pequeños se desvaneció en el momento en el que la luz exterior entró en la habitación. De repente se dieron cuenta de que las cosas no salen siempre como uno desea y que a veces la mano de otro, aunque sea con buena intención, puede romper tus mejores sueños.

Categorías:Relatos cortos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s